6 respuestas

  1. Maristela
    07/04/2012

    Leí por primera vez acerca del humor en Oriente, en las revistas de la Unesco, de los años 1977, más o menos. Me llamaron la atención las imágenes: los dibujos más llamativos eran de este personaje llamado Nasrudín, montado en un burro, de forma invertida. -Mirando hacia atrás.-

    Era difícil saber por entonces si había existido o era un invento, entre fantástico e increíble-. Era difícil descifrar este humor, tan peculiar, desde la comicidad de Occidente.- Donde nos reímos de lo inaceptable, sin intención de transformarlo, pero nuestro humor pocas veces tiene un contenido ético.- Si bien ha habido humoristas ricos en valores, casi siempre acaban encontrando un giro del lenguaje que encuentra el lado positivo de lo negativo. -Pero se suele caer en la ironía: algo así como una sabiduría pero invertida.-

    (Por la exageración, se hace catarsis, antes que por la contradicción. O la paradoja que reúne ambos extremos en moralejas varias.).-.

    Contaba la tradición del humor creada a partir de este personaje, que solía por costumbre montar su asno -así como todo lo que hacía-, al revés de los demás.
    Y por curioso que pareciera, siempre tenía una respuesta esclarecedora, cuando le preguntaban el motivo de sus actitudes tan extrañas.
    De hecho tengo entendido que se lo reconoce bajo esa imagen, -mirando hacia atrás-, y en cambio la que figura como más conocida en occidente, es “al derecho”.- Mirando hacia adelante… como todos nosotros.-

    El justificaba su actitud, porque el asno ya conocía el camino. Así que aunque lo montara mirando hacia adelante, el animal igual lo conduciría en la misma dirección y sentido de siempre. Entonces se deleitaba mirando un paisaje distinto, cada vez.

    -Algo así como “el caballo del lechero”, cuando repartían la leche recién ordeñada en carros tirados por caballos.- Bastaba que el dueño, subiese al carro, y sin decir nada el caballo seguía el mismo camino de siempre. – Era bastante difícil hacerle comprender a “algún caballo de lechero”, que se salteaban alguna casa, o cambiaban de recorrido.- Porque ya sabían el camino de memoria.- (Igual que “el aguatero”, en las primeras, colonias españolas).-

    El Humor de Oriente cala hondo en las costumbres humanas más arraigadas, y prejuicios difíciles de remover.

    “Es más sencillo desintegrar un átomo, que desarraigar un prejuicio”.- Albert Einstein.-
    ***

    El hecho más notable que caracteriza la personalidad de Nasrudin, es su natural tendencia a hacerlo, todo al revés de los demás, o de forma inesperada.
    -En la medida del ingenio y desde un humor que logra iluminar y pacificar al mismo tiempo.-

    Algo similar se encuentra en los roles que cumplen los “Bufones de la Corte”, -en la Edad de Oro de Europa-, cuando a través del juego y con disimulo pero sin escrúpulos, tenían permiso para comentar los chismes e intrigas que se corrían acerca del rey y sus séquitos.-

    El mismo cometido, compete a las murgas en nuestro carnaval.

    En suma, se trata de dejar en evidencia, lo que tácitamente se niega, de forma automática, y a nadie se le ocurriría cuestionar siquiera.-
    ***

    Otros sacerdotes jesuitas, que van a la India traen de allí, narraciones cargadas con un humor por el absurdo bastante similar, al del sufismo, pero adecuado a las situaciones cotidianas en Occidente.-
    Estos aprenden a rescatar la enseñanza de la verdad, a través de narraciones breves. Que tampoco nadie comprende con sólo leerlas una vez.. Se adentran en la personalidad, desde una comprensión más profunda de la naturaleza cotidiana.

    -Tampoco renuncian a las tradiciones espirituales de su origen, (catolicismo), sino que aúnan ambos criterios de forma unívoca y práctica.- En un legado de sabiduría espiritual, irreemplazable.-

    Desde luego hay personas de origen tradicional de Oriente, que nacen o se trasladan al medio de la cultura de Occidente, que así mismo hacen otras tantas maravillas, al comprender que Dios, en ningún caso se contradice, sino que todas las versiones comulgan enriqueciéndose entre sí.-
    A veces desde la comprensión intelectual y su comunicación, otras desde las formas prácticas y empíricas.- Libremente escogidas.-

    Responder

    • Joost Scharrenberg
      09/04/2012

      Gracias Maristela por tu aportación. Es un placer tenerte aquí : -)

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio