1 respuesta

  1. Ronald
    04/02/2010

    Hola Joost tengo otra versión de este cuento zen. Te lo paso. Igualmente nos vemos en Hamburg la semana que viene? Abrazo!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio