1 respuesta

  1. Luzbelsat
    30/03/2010

    Me extrañaba que este relato zen no estuviera cuando envié la versión que leí hace ya algún tiempo. Releerlo ha sido como un chorro de agua fresca.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio