Logotipo Contarcuentos

Más de 500 cuentos cortos y reflexiones


El sacerdote listo

Al atardecer se encuentran en una ciudad santa de la India un sacerdote hindú, un peregrino y un mendigo.
Monedas
El mendigo dice a los dos otros:
– Amigos, siempre al final del día trazo un círculo en el suelo y lanzo al aire todas las monedas que por caridad me han dado. Las que entran en el círculo me las quedo para mi, pero las que caen fuera del círculo son para Dios.

Entonces interviene el peregrino:
– En mis peregrinaciones yo también vivo de la caridad pública. Al finalizar el día trazo también un círculo en el suelo y lanzo al aire las monedas que me han dado. Yo, al contrario que tú, amigo mendigo, doy a Dios las que me caen dentro del círculo y me quedo con las que lo hacen fuera.

El sacerdote explica:
– Veréis, también yo me ocupo de Dios; no podía ser para menos. Por algo soy un sacerdote. Al atardecer, cogo la recaudación que ha hecho posible los fieles y trazo, como vosotros, un círculo en el suelo. Lanzo todas las monedas al aire. Las que Dios no coge para él y caen, ésas me las quedo yo.

Maestro: la avidez y la astucia humana no tienen límites.

Fuente: cuentos espirituales de la India – Ramiro A. Calle

Etiquetas: ,

Escribe una respuesta