1 respuesta

  1. loren
    01/02/2011

    El poder del miedo desaparece cuando no hay miedo… pasando de la persona provocada al provocador. hay un ejemplo claro, todo depredador ante un animal acorralado da un paso atrás y una mujer con miedo a morir a manos de su marido, vive una muerte diaria, con el miedo como capa y la muerte anunciada como montera, solo atrasa lo inevitable… morir, sin miedo, vives la vida de otra forma de otra manera, el poder lo tienes tu y así generas tus circunstancias, finalmente mueres, es inevitable pero de otra manera, de una vida vivida… plenamente.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio