6 respuestas

  1. Paola
    15/09/2010

    Me encanto, lo mas cierto que lei hasta ahora. Nos basamos en experiencias pasadas en nuestras vidas y vivimos sin esperanzas de poder rehacerlas.

    Responder

  2. marilo macias ramos
    12/11/2010

    que bueno,deberiamos empeñarnos en que tenemos que vivir el presente y dejar que el pasado nos atormente,el pasado pasado esta.

    Responder

  3. elviraluisa
    08/11/2011

    ¡Qué lección!…Recuerdo haber pensado por mucho tiempo, que, “en boca cerrada no entra mosca”, pero descubrí adulta ya, que tenía que ver con mi educación, mi propia cultura familiar, donde no debíamos participar en conversaciones de los ·”grandes”, es más debíamos salir de escena…Hoy no sólo lo he superado,con ayuda de otros, con otros claro, sino que además, siento un gran deseo de ayudar a otros a superar, el encierro, el estar “atado por dentro”…Mucho podemos hacer los docentes, en este aspecto, a través de la educación, si primero superamos nuestras propias “ataduras”, y llevar a otros al camino de la emancipación…Bendiciones @meneluz

    Responder

  4. Gregorio Matamoros Lara
    26/10/2012

    Siempre es relajante y muy disfrutable leer este tipo de cuentos que nos dejan una enseñanza y nos hacen cuestionarnos nuestra vida.

    Gracias señor Bucay, en esta vida las ataduras existen por miles y ante muchas situaciones de la vida.

    Gracias nuevamente.

    Responder

    • Joost Scharrenberg
      27/10/2012

      Y también gracias a ti Gregorio de visitarnos y compartir con todos … saludo!

      Responder

  5. Suquet
    14/11/2014

    la peor limitación es la que se impone uno mismo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio