Logotipo Contarcuentos

Más de 500 cuentos cortos y reflexiones


La lluvia

Las lluvias monzónicas habían llegado a la India. Era un día oscuro y llovía torrencialmente.

Lluvia

Un discípulo corría para protegerse de la lluvia cuando lo vio su maestro y le increpó:

– Pero, ¿cómo te atreves a huir de la generosidad del Divino?
– ¿Por qué osas refugiarte del líquido celestial?
– Eres un aspirante espiritual y como tal deberías tener muy en cuenta que la lluvia es un precioso obsequio para toda la humanidad.

El discípulo no pudo por menos que sentirse profundamente avergonzado. Comenzó a caminar muy lentamente, calándose hasta los huesos, hasta que al final llegó a su casa. Por culpa de la lluvia cogió un persistente resfriado.

Transcurrieron los días. Una mañana estaba el discípulo sentado en el porche de su casa leyendo las escrituras. Levantó un momento los ojos y vio a su gurú corriendo tanto como sus piernas se lo permitían, a fin de llegar a algún lugar que lo protegiera de la lluvia.

– Maestro – le dijo
– ¿Por qué huyes de las bendiciones divinas?
– ¿No eres tú ahora el que desprecias el obsequio divino?
– ¿Acaso no estás huyendo del agua celestial?

Y el gurú repuso:
– ¡Oh, ignorante e insensato!
– ¿No tienes ojos para ver que lo que no quiero es profanarla con los pies?

Fuente: autor desconocido

Etiquetas:

Escribe una respuesta