Logotipo Contarcuentos

Más de 500 cuentos cortos y reflexiones


El Cazador

El ser humano es el único animal que mata por diversión. Es el animal más ladino para cazar a sus presas y recurre a toda suerte de trucos y artimañas.

Para los budistas tibetanos, como para los budistas de otras tradiciones, el Buda vivió numerosas existencias. En una de ellas fue el príncipejefe de una bandada compuesta por medio millar de gacelas.

Gacela-príncipe

Y era ese el tiempo en el que un implacable y despiadado cazador recurría a toda clase de trampas (utilizando lazos y redes) para poder atrapar a las gacelas. El príncipe quería mucho a las gacelas y las gacelas querían a su príncipe gacela. La gacela-príncipe disfrutaba de la vida apacible y bucólica, paseando plácidamente, en reconfortante libertad. Pero cierto día cayó en la red del cazador. Al vez que su príncipe era atrapado, todas las gacelas huyeron, exepto una hembra. Esta animó al príncipe-gacela a que luchara deseperadamente por escapar de la red, pero sus intentos eran vanos.

– No puedo salir de aquí, no puedo – dijo el príncipe-gacela sin dejar de intentarlo por todos los medios.

En eso llegó el cazador. Llevaba un arco en la mano y se disponía a colocar la flecha para disparar contra la gacela-príncipe.

La gacela hembra insistió:

– Esfuérzate, oh príncipe, esfuérzate por liberarte. No cejes en tu empeño. Inténtalo, inténtalo.
– No puedo romper la red por mucho que lo intento – dijo el príncipe-gacela.
– Cuanto más lo intento más me extenúo, mis pezuñas están heridas y desfallezco.

Entonces la gacela hembra, en el colmo de la angustia, se puso frente al cazador y le dijo:

– Coge tu cuchillo y mátame. No dudes en matarme, pero no hagas daño al príncipe-gacela. Te lo suplico. Mátame a mi y a él libérale.
– Pero ¿quién eres tú? – preguntó el cazador.
– Soy su esposa. Mátame, pero libera a mi marido, por favor.

Pero siempre hay excepciones: algún cazador todavía tiene el corazón compasivo. Al ver tanto amor en aquella gacela, dejó al príncipe-gacela en libertad y dijo:

– No daré muerte a ninguno de vosotros.
– Tenéis el don de amar; así que amaros en paz y libertad

Maestro: nada hay tan liberador como el amor

Fuente: Cuentos espirituales del Tíbet – Ramiro A. Calle

Etiquetas: , , , ,

Escribe una respuesta