3 respuestas

  1. Leonardo Gutiérrez Berdejo
    20/07/2016

    De las sospechas
    En ese entonces vivíamos sumergidos en un mundo de siniestras sospechas que otros habían creado; la fatalidad de ese mundo nos sumergió en el paroxismo. Fue entonces cuando descubrimos la verdadera esencia de las garras del poder siniestro de los otros, los malos.

    Responder

  2. Leonardo Gutiérrez Berdejo
    20/07/2016

    Incomparable.

    Definitivamente, no es dado comparar la pluma del escritor con el fusil que carga el soldado. O, acaso, ha visto usted quizás alguna vez que una pluma de escribir dispare a matar o que un fusil sirva de pluma al escritor para plasmar una idea.

    Responder

  3. Leonardo Gutiérrez Berdejo
    20/07/2016

    Alerta

    No permitas que el destello de la “primera vez” o de la novedad te deslumbre. Deja correr esa emoción y que los primeros fulgores se aplaquen para que puedas observar con toda claridad y serena calma lo que se oculta detrás del fulgor.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
móvil escritorio