Mariposa

El alumno le lleva al maestro su poema, en el cual dice:

una mariposa:
le quito las alas
¡y se vuelve pimiento!

La respuesta del maestro fue inmediata:
– No, no; eso no es así, déjame corregir tu poema

un pimiento:
le pongo unas alas
¡y se vuelve mariposa!

Fuente: autor desconocido