A un maestro que vivía como ermitaño en una montaña, le preguntó un monje:

Camino

– ¿Cuál es el camino?
– ¡Qué hermosa montaña es ésta! – dijo el maestro como respuesta.
– No le estoy preguntando sobre la montaña – dijo el monje
– .. sino sobre el camino

El maestro replicó:

– Mientras no puedas ir más allá de la montaña, hijo mio, no podrás alcanzar el camino.

Fuente: tradicional Zen