Un monje le dijo a Joshu:

Zen

– Acabo de entrar en este monasterio.
– Por favor, enseñame.

Joshu preguntó:
– ¿Has comido tu potaje de arroz?

El monje respondió:
– Ya he comido

Joshu concluyó:
– Entonces será mejor que laves tu plato.

Fuente: tradicional Zen