El poder de los cuentos, como usar los cuentos como herramientas de transmisión, una formación online ¡en directo! para educadores de 2 sesiones de 4 horas. El próximo sábado 4 y 11 de julio, grupos reducidos de máximo 12 personas, acceso desde cualquier país, coste 95€ Impartido por el equipo de Sloyu Mindfulness y contarcuentos.com. Reserva tu plaza ahora

Una noche Nasrudin caminaba en solitario por una calle.

Tumba

De repente se dio cuenta de que unos cuantos hombres a caballo se dirigían hacia él.

Su mente comenzó a trabajar. Pensó que podían ser asaltantes, que podían matarle. O que podían ser soldados del rey y que podían llevárselo para que prestara el servicio militar o cualquier otra cosa mala. Se asustó y cuando los hombres y el ruido de sus caballos se acercaron, se puso a correr y entró a toda prisa en un cementerio. Para esconderse se tumbó rapidamente en una fosa abierta.

Los jinetes – que eran simples viajantes – se sorprendieron al ver a aquel hombre corriendo. Siguieron Nasrudin y se acercaron a la tumba en que estaba. Él estaba allí con los ojos cerrados como si estuviera muerto.

Los hombres le dijeron:
– ¿Qué te sucede?
– ¿Por qué te has asustado tanto de repente?
– ¿Qué pasa?

Entonces Mulla Nasrudin se dio cuenta de que se había asustado a sí mismo sin motivo.

Abrió sus ojos y dijo:
– Es algo muy complejo, muy complicado.
– Si insistís en preguntarme porqué estoy aquí, os lo diré.
– Estoy aquí por vuestra culpa y vosotros estáis aquí por la mía.

Fuente: cuento tradicional Sufi.

Anúnciate en Contarcuentos