En una ciudad de Grecia vivía un sabio famoso por tener la respuesta para todas las preguntas.

Pájaro en mano

Un día un adolescente, conversando con un amigo, dijo:

– Creo que sé cómo engañar al sabio. Voy a llevarle un pájaro que sujetaré en la mano, y le preguntaré si está vivo o muerto. Si dice que está vivo, lo apretaré y una vez muerto lo dejaré caer al suelo; si dice que está muerto abriré la mano y lo dejaré volar.

El joven llegó hasta el sabio y le hizo la pregunta:

– Sabio, el pájaro que tengo en la mano, ¿Está vivo o muerto?

El sabio miró fijo al joven y le dijo:

– Muchacho, la respuesta está en tus manos

Fuente: cuento del libro “Aplícate el cuento”, relatos de ecología emocional de Jaume Soler y Mercè Conangla

Anúnciate en Contarcuentos