Cuando murió Narciso las flores de los campos quedaron desoladas y solicitaron al río gotas de agua para llorarlo.

Reflejo Narciso

– ¡Oh! – les respondió el río – aun cuando todas mis gotas de agua se convirtieran en lágrimas, no tendría suficientes para llorar yo mismo a Narciso: yo lo amaba.

– ¡Oh! – prosiguieron las flores de los campos –
– ¿Cómo no ibas a amar a Narciso?
– Era hermoso.

– ¿Era hermoso? – preguntó el río.

– ¿Y quién mejor que tú para saberlo? – dijeron las flores –
– Todos los días se inclinaba sobre tu ribazo, contemplaba en tus aguas su belleza…

– Si yo lo amaba – respondió el río – es porque, cuando se inclinaba sobre mí, veía yo en sus ojos el reflejo de mis aguas.

Fuente: cuento corto de Oscar Wilde

Anúnciate en Contarcuentos