Si los tiburones fueran personas

Si los tiburones fueran personas Si los tiburones fueran personas harían construir en el mar unas cajas enormes para los pececillos, con toda clase de alimentos en su interior, tanto vegetales como animales. Se encargarían de que las cajas tuvieran siempre agua fresca...

Ventana sobre la utopia

Ella está en el horizonte, -dice Fernando Birri- Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte queda diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar. Por Eduardo...

La seguridad de la ostra

Una ostra estaba muy orgulloso de su caparazón. Le decía a un pez: – El mío es un castillo muy fuerte. – Cuando lo cierro, nadie puede hacer más que apuntarme con el dedo. Así, mientras estaban hablando, se sintió un chapoteo. El pez huyó rápidamente,...

Sobre la arena

Dijo un hombre a otro: – Con la marea alta, hace mucho tiempo, escribí con mi cayado unas líneas en la arena. – Y la gente aún se detiene para leerlas y cuida mucho de que no se borren. Y el otro hombre dijo: – Yo también escribí unas líneas en la...

El oro

Cuento de Gibrán Jalil Gibrán. Cierto día, dos hombres que se encontraron en la ruta caminaban junto hacia Salamis, la Ciudad de las Columnas. Al mediodía llegaron hasta un ancho río sin puente para cruzarlo. Debían nadar o buscar alguna otra ruta que desconocían. Y...

La leyenda

Abel y Caín se encontraron después de la muerte de Abel. Caminaban por el desierto y se reconocieron desde lejos, porque los dos eran muy altos. Los hermanos se sentaron en la tierra, hicieron un fuego y comieron. Guardaban silencio, a la manera de la gente cansada...

El Reflejo, cuento de Oscar Wilde

Cuando murió Narciso las flores de los campos quedaron desoladas y solicitaron al río gotas de agua para llorarlo. – ¡Oh! – les respondió el río – aun cuando todas mis gotas de agua se convirtieran en lágrimas, no tendría suficientes para llorar yo...

Cuida tus pensamientos

Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino. y tu destino, será tu...

Llevarse la música

Se dice que era un mago del arpa. En la llanura de Colombia no había ninguna fiesta sin él. Para que la fiesta fuese fiesta, Mesé Figueredo tenía que estar allí con sus dedos bailadores que alegraban los aires y alborotaban las piernas. Una noche, en un sendero...

Dos reyes y dos laberintos

Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a sus arquitectos y magos y les mando a construír un laberinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a...