Oscuridad

Un monje pasa el día con un viejo maestro. Por la noche, se dispone a regresar a su casa, pero la noche es oscura. Regresa al lado del maestro y le dice: – No voy a poder volver a mi casa debido a la oscuridad. Entonces, el maestro le dice: – ¡Espera! Voy...

Cabeza de perro

Un samurai caminaba un día con su perro cuando, de repente, éste, enseñando los colmillos por primera vez, se puso a ladrar furiosamente en su dirección. Sorprendido y irritado, el samurai sacó su sable y le cortó de un tajo la cabeza del animal. Pero, en vez de caer...

Sordo, mudo y ciego

Gensha se lamentó un día ante sus seguidores: – Otros maestros han mantenido siempre la necesidad de salvar a todo el mundo; pero supón que te encuentras con alquien que está sordo, mudo y ciego: él no podría ver tus gestos, oir tu predicación o, al mismo...

Gato atado

El maestro de zen y sus discípulos comenzaron su meditación de la tarde. El gato que vivía en el monasterio hacía tanto ruido que distrajo los monjes de su práctica, así que el maestro dio ordenes atar al gato durante toda la práctica de la tarde. Cuando el profesor...

¿Cuál es el camino?

Le preguntó un monje curioso a un maestro: – ¿Cuál es el camino? – Está justo ante tus ojos – dijo el maestro. – ¿Por qué no lo veo por mí mismo? – preguntó el monje. – Porque estás pensando en ti mismo – dijo el maestro....

El camino

A un maestro que vivía como ermitaño en una montaña, le preguntó un monje: – ¿Cuál es el camino? – ¡Qué hermosa montaña es ésta! – dijo el maestro como respuesta. – No le estoy preguntando sobre la montaña – dijo el monje – .. sino...

Las tres preguntas

El discípulo se dirigió al maestro para tener un encuentro espiritual. El maestro le previno: – Solo contestaré tres preguntas, amigo mío. – Piénsalas muy bien Tras unos instantes de reflexión, el discípulo preguntó: – ¿Cuál es la verdad más...

Quemar al Buda

Una fría noche de invierno, un asceta errante pidió asilo en un templo. El pobre hombre estaba tiritando bajo la nieve, y el sacerdote del templo, aunque era reacio a dejarle entrar, acabó accediendo: – Está bien, puedes quedarte, pero sólo por esta noche....

El poder ensucia

El Emperador le dijo a Kyoyu: – Eres un gran hombre, he decidido que te voy a regalar mi imperio. – ¿Lo aceptas? Pero Kyoyu en vez de alegrarse, se enfadó mucho y dijo: – ¡Tus palabras han ensuciado mis oídos! .. y se fue a un río cercano y se lavó...

Arma benéfica, arma maléfica

«El sable es el alma del Samurai», nos dice una de las más antiguas máximas del Bushidô, la Vía del guerrero. Símbolo de virilidad, lealtad y coraje, el sable es el arma favorita del Samurai. Pero el sable, en la tradición japonesa, es algo más que un...

Libros invisibles

Tet-sugen, un alumno de Zen, asumió un tremendo compromiso: imprimir siete mil ejemplares de los libros sagrados, que hasta entonces sólo podían conseguirse en chino. Viajó a lo largo y ancho de Japón recaudando fondos para su proyecto. Algunas personas adineradas le...

¿A dónde vas?

Había en Japón dos templos cuyos monjes habían estado enemistados durante siglos. Tal era el enfrentamiento que si los monjes de ambos templos se encontraban por la calle desviaban la mirada. Ambas escuelas religiosas tenían a su cargo un chico que les servían y...

Fuego

El maestro Zen Mu-nan sabía que no tenía más que un sucesor: su discípulo Shoju. Un día le hizo llamar y le dijo: – Yo ya soy un viejo, Shoju, y eres tú quien debe proseguir estas enseñanzas. Aquí tienes un libro que ha sido transmitido de maestro a maestro...