Joneyed y el barbero

El santo Joneyed acudió a La Meca vestido de mendigo. Estando allí, vio cómo un barbero afeitaba a un hombre rico. Al pedirle al barbero que le afeitara a él, el barbero dejó inmediatamente al hombre rico y se puso a afeitar a Joneyed. Y al acabar no quiso cobrarle....

Codicia

Al pasar un barbero debajo de un árbol embrujado, oyó una voz que le decía: – ¿te gustaría poseer las siete tinajas de oro? El barbero miró alrededor suyo y no vio a nadie. Pero su codicia se había despertado y respondió con avidez: – Sí, me gustaría...