Dedo de oro

Había un pordiosero que llevaba ya muchos años mendigando. Se habia habituado a vivir de la mendicidad y no queria volver a trabajar. Rechazaba el trabajo que la gente le ofrecia. Cierto día, cuando estaba callejeando pidiendo limosna, se encontró inesperadamente con...

Codicia

Al pasar un barbero debajo de un árbol embrujado, oyó una voz que le decía: – ¿te gustaría poseer las siete tinajas de oro? El barbero miró alrededor suyo y no vio a nadie. Pero su codicia se había despertado y respondió con avidez: – Sí, me gustaría...

Dos esclavos

Una vez el sultán iba cabalgando por las calles de Estambul, rodeado de cortesanos y soldados. Todos los habitantes de la ciudad habían salido de sus casas para verle. Al pasar, todo el mundo le hacía una reverencia. Todos menos un derviche arapiento. El sultán detuvo...