Agua del Ganges, la sabiduría de los cuentos

Maestro – dijo el discípulo -, enseñas que Dios está en el interior de cada uno de nosotros, pero ¿cómo puede la divinidad, tan vasta como es, caber dentro de nosotros? – Ve hasta el Ganges y tráeme un litro de agua – le respondió el maestro al discípulo. Cuando...

¿Quién es quién?

Un día, cierto hombre entró en una tienda. El propietario se acercó a él para atenderlo. El hombre dijo: – Lo primero es lo primero. – ¿Me has visto entrar a tu tienda? – Naturalmente – ¿Me habías visto alguna otra vez? – Ni una sola en...

Soñar despierto

Era un pueblo de la India cerca de una ruta principal de comerciantes y viajeros. Acertaba a pasar mucha gente por la localidad. Pero el pueblo se había hecho célebre por un suceso insólito: había un hombre que llevaba ininterrumpidamente dormido más de un cuarto de...

Prisa

El Rabí de Berdichev, al ver a un hombre que andaba de prisa por la calle, sin mirar a derecha ni a izquierda, le preguntó: – ¿Adónde corres así? – A ganarme el sustento— respondió el hombre. – ¿Cómo sabes con certeza – replicó el Rabí –...

La mecha, cuento de Rumi

Un hombre oyó una noche que alguien andaba por su casa. Se levantó y, para tener luz, intentó sacar chispas del pedernal para encender su lámpara. Pero el ladrón causante del ruido, vino a colocarse ante él y, cada vez que una chispa tocaba la mecha de la lámpara, la...

La niña y el acróbata

Era una niña de ojos grandes como lunas, con la sonrisa suave del amanecer. Huérfana siempre desde que ella recordara, se había asociado a un acróbata con el que recorría, de aquí para allá, los pueblos hospitalarios de la India. Ambos se habían especializado en un...

Ignorante

Amanecía. Los primeros rayos del sol se reflejaban en las aguas azules del mar de Arabia. Una tortuga salía de su sueño profundo y se desperezaba en la playa. Abrió los ojillos y, de repente, vio un pez que sacaba la cabeza del agua. Cuando el pez se percató de la...

Estar presente

Ningún alumno Zen se atrevería a enseñar a los demás hasta haber vivido con su maestro al menos durante diez años. Después de diez años de aprendizaje, Tenno se convirtió en maestro. Un día fue a visitar a su maestro Nan-in. Era un día lluvioso, de modo que Tenno...