El jarrón, cuento Zen sobre el deseo y el desapego

Un general estaba en su casa, apreciando su colección de antigüedades, cuando de repente casi se le cae un precioso jarrón. – ¡Oh! ¡Qué susto! – exclamó, y luego pensó: – He dirigido millares de soldados, me he enfrentado a situaciones de vida o...

Cuento sobre la aceptación y el agradecimiento

Un individuo iba paseando por el campo y se encontró un pastor. Por empezar una conversación con él, lo saludó y le preguntó: – ¿Qué tiempo creéis que tendremos hoy, buen hombre? Y el pastor le contestó: – El tiempo que yo quiero. El otro, lógicamente, se...

Chiles picantes, cuento Sufi Nasrudin

El célebre y contradictorio personaje sufí Mulla Nasrudín visitó la India. Llegó a Calcuta y comenzó a pasear por una de sus abigarradas calles. De repente vio a un hombre que estaba en cuclillas vendiendo lo que Nasrudín creyó que eran dulces, aunque en realidad se...

Dos brazaletes

Govinda, el gran predicador Sikh, leía las escrituras sentado en una roca cerca de un torrente. Raghunath, su rico discípulo, se inclinó ante él y depositó, como ofrendas, dos hermosos brazaletes de oro adornados de piedras preciosas. Govinda cogió un brazalete y lo...

Luz

Una historia de Etiopía nos relata de un anciano que, en su lecho de muerte, llamo a sus tres hijos y les dijo: – No quiero dividir en tres lo que poseo. – Eso dejaría muy pocos bienes a cada uno de vosotros. – He decidido dar todo lo que tengo, como...

Manos vacías

Cuando Dogen regresó de China, tras haber estudiado allí el zen durante años, le preguntaron: – ¿Qué clase de nobles enseñanzas has traído? A lo que él contestó: – He vuelto con las manos vacías. Maestro: el desapego es uno de los grandes retos en el...

Escupir ante el Buda

En una ocasión, un monje zen entró en un templo y escupió ante la estatua del Buda. Alguién se lo reprochó y él respondió: – ¿Puedes mostrarme algún lugar en el que pueda escupir sin que se encuentre allí el Buda? Maestro: Dios o Buda está en todos los lados,...

Apego a las rosas

Se trataba de dos amigos con una gran tendencia hacia la mística. Cada uno de ellos consiguió una parcela de terreno donde poder retirarse a meditar tranquilamente. Uno de ellos tuvo la idea de plantar un rosal y tener rosas, pero enseguida rechazó el propósito,...

El poder ensucia

El Emperador le dijo a Kyoyu: – Eres un gran hombre, he decidido que te voy a regalar mi imperio. – ¿Lo aceptas? Pero Kyoyu en vez de alegrarse, se enfadó mucho y dijo: – ¡Tus palabras han ensuciado mis oídos! .. y se fue a un río cercano y se lavó...

El fabuloso diamante

Al llegar a una edad avanzada, y tras una vida hogareña de alegrías y sufrimientos cotidianos, unos esposos decidieron renunciar a la vida mundana y dedicar el resto de sus existencias a la meditación y a peregrinar a los más sacrosantos santuarios. En una ocasión, de...

Hoja de jade

Había un hombre que pasó tres años esculpiendo un trozo de jade para darle forma de hoja. Presentó su obra maestra al príncipe, que quedó muy impresionado y lo contrató. La hoja parecía tan real que si se la ponía entre hojas de verdad no se la podía distinguir. Todo...

Regalar la luna

Un Maestro Zen con una forma muy simple de vivir, habitaba en un pequeña cabaña al pie de una montaña. Una noche, mientras el maestro no estaba en casa, un ladrón entró a la cabaña y se dio cuenta que no había nada para robar. El Maestro Zen volvió justo en este...