La gallina de los huevos de oro

Había un labrador muy pobre que ni siquiera poseía una vaca. Era el más pobre de la aldea. Un día, trabajando en el campo y lamentándose de su suerte, apareció un enanito que le dijo: – Buen hombre, he oído tus lamentaciones. – Voy a hacer que tu fortuna...