Quien no trabaja, no come

Hyakujo solía trabajar la tierra con sus discípulos aun a la edad de ochenta años. Diariamente arreglaba los jardines, limpiaba el terreno y podaba los árboles. Los pupilos se lamentaban de que su anciano maestro trabajase tan duramente, pero, sabiendo que no se...

Amo del nuevo monasterio

Hyakujo convocó a sus monjes, pues quería enviar a uno de ellos a abrir su nuevo monasterio. Poniendo una jarra llena de agua en el suelo, preguntó: – ¿Quién puede decir qué es esto sin llamarlo por su nombre? El monje jefe, que esperaba ser el designado,...