Mala suerte

Caminando por la selva se topa con un león dormido. Poniéndose de rodillas ante él, murmura: – Por favor, no me comas. La bestia sigue roncando. Esta vez grita: – ¡Por favor, no me comaaas! El animal no se da por enterado. Temblando, abre las mandíbulas y...