Números

De entre todos los pueblos que Nasrudin visitó en sus viajes, había uno que era especialmente famoso porque a sus habitantes se les daban muy bien los números. Nasrudín encontró alojamiento en la casa de un granjero. A la mañana siguiente, se dio cuenta de que el...

La Farmacia

Nasrudin estaba sin trabajo y preguntó a algunos amigos a qué profesión podía dedicarse. Ellos le dijeron: – Bueno, Nasrudín, tú eres muy capaz y sabes mucho sobre las propiedades medicinales de las hierbas. – Podrías abrir una farmacia. Se fue a casa,...

Si Alá lo quiere

Es costumbre de los musulmanes decir: «Si Alá lo quiere» antes de emprender cualquier negocio, sea grande o pequeño. Un día Nasrudín dijo a su mujer: – Si mañana hace bueno, iré al mercado a comprar un asno nuevo. – Olvidaste añadir: «Si Alá lo quiere»...

Sal y algodón

Nasrudin llevaba una carga de sal al mercado. Su asno tuvo que vadear un río y la sal se disolvió. Al alcanzar la otra orilla, el animal se puso a corretear, contentísimo de haber aligerada su carga. Pero Nasrudin, estaba enfadado de veras. Al siguiente día en que...

El Clavo

Nasrudin se ve obligado de vender la casa que ha heredado de su padre tras haber sufrido los reveses de la fortuna. Un hombre sin escrúpulos se aprovecha de la situación y le propone comprar la casa a un precio ridículo. Nasrudin se da perfecta cuenta de que este...

¡Si Dios quiere!

Una tarde, Nasrudin le dijo a su esposa: – Si mañana llueve, iré al bosque a recoger leña. Si no llueve, iré a arar nuestro terreno. – ¡Di si Dios quiere!, como un buen creyente!, le aconsejó su mujer. – ¿Para qué?, respondió con rebeldía Nasrudin....

No sé nada

Nasrudin llega a un pequeño pueblo en algún lugar de Medio Oriente. Era la primera vez que estaba en ese pueblo y una multitud se había reunido en un auditorio para escucharlo. Nasrudin, que en verdad no sabía qué decir, se propuso improvisar algo. Entró muy seguro y...

Ruido fuerte

Una noche la gente oyó un golpe muy fuerte que provenía de la casa de Nasrudin. A la mañana siguiente y apenas se levantaron lo fueron a visitar y le preguntaron: – ¿Qué fue todo ese ruido? – Mi manta cayo al suelo, – respondió Nasrudín. – ¿Una...

Présteme su burro

Un vecino de Nasrudín fue a visitarlo. – Mulá, necesito que me preste su burro. – Lo lamento – dijo el Mulá – pero ya lo he prestado. No bien terminó de hablar, el burro rebuznó. El sonido provenía del establo de Nasrudín. – Pero, Mulá,...

Dios reparte

Un día cuatro niños se acercan a Nasrudin y le piden que reparta una bolsa de nueces entre ellos. – Nasrudin, no podemos repartir estas nueces entre nosotros justamente. – Nos puede ayudar, ¿por favor? Nasrudin les pregunta: – ¿Queréis una...

Las apariencias

Cuenta el sufi Mula Nasrudin que cierta vez asistió a una casa de baños pobremente vestido, y lo trataron de regular a mal y ya para salir dejó una moneda de oro de propina. A la semana siguiente fue ricamente vestido y se desvivieron para atenderlo y dejó una moneda...

El barquero y el erudito

Mulá Nasrudin consiguió trabajo de barquero. Cierto día transportando a un erudito, el hombre le pregunta: – ¿Conoce usted la gramática? – No, en absoluto, responde Nasrudin. – Bueno permítale decirle que ha perdido prácticamente la mitad de su vida...

La luz de la verdad

– Nasrudin, ¿Qué buscas? – He perdido mi llave. – Oh, Mulá, qué cosa más terible. Te ayudaré a encontrarla. El hombre se arrodilla, comienza a buscar y, mientras tanto, pregunta: – ¿Dónde la has perdido? – En mi casa. – Entonces,...