Fortuna

Dios tomó forma de un mendigo, entró al pueblo y buscó la casa del zapatero. Tocó en la puerta y cuando el zapatero le abrió y le dijo: – Hermano, soy muy pobre. – No tengo una sola moneda en la bolsa y éstas son mis únicas sandalias. – Están rotas,...