Hombre libre

Era joven y me sentía fuerte. Aquella mañana de primavera salí de casa y grité: – Yo estoy a disposición de quien quiera emplearme. Me lancé al camino empedrado. En aquel mismo momento pasaba el rey, erguido en su carroza, con la espada en la mano y seguido por...

Dos brazaletes

Govinda, el gran predicador Sikh, leía las escrituras sentado en una roca cerca de un torrente. Raghunath, su rico discípulo, se inclinó ante él y depositó, como ofrendas, dos hermosos brazaletes de oro adornados de piedras preciosas. Govinda cogió un brazalete y lo...